El Secreto de la Princesa – Dragon Quest XI

El Secreto de la Princesa 01
El Secreto de la Princesa 02
El Secreto de la Princesa 03
El Secreto de la Princesa 04
El Secreto de la Princesa 05
El Secreto de la Princesa 06
El Secreto de la Princesa 07
El Secreto de la Princesa 08
El Secreto de la Princesa 09
El Secreto de la Princesa 10
El Secreto de la Princesa 11
El Secreto de la Princesa 12
El Secreto de la Princesa 13
El Secreto de la Princesa 14
El Secreto de la Princesa 15
El Secreto de la Princesa 16
El Secreto de la Princesa 17
El Secreto de la Princesa 18
El Secreto de la Princesa 19
El Secreto de la Princesa 20
El Secreto de la Princesa 21
El Secreto de la Princesa 22
El Secreto de la Princesa 23
El Secreto de la Princesa 24
El Secreto de la Princesa 25

 

Jade se escapa regularmente de su castillo para ir a la casa de Emma, donde se reúne con ella y su esposo y pasan toda la tarde compartiendo. Lo que no sabe ella, es que cuando llega la noche y se va a dormir, Jade tiene una aventura con él.

Tocando su erección, Jade puede sentir como el chico está lleno de energía, lo que le da a pensar que lo harán mucho durante la noche. Al bajar sus pantalones su pene salta de la alegría y su fuerte olor llega a ella.

Moviendo rápidamente su lengua, Jade golpea la cabeza del pene del chico, irritándolo bastante. Para luego enfocarse en la punta de su miembro. Él le dice que le gustaría hacerlo con ella en su forma demonio, y ella cumple con su petición.

En esta forma ahora viste un sexy atuendo de coneja, y se nota mucho más poderosa, ella le pregunta si puede aguantarla en esta forma. Advirtiéndole, Jade traga por completo su pene y lo libera en repetidas ocasiones.

Ella puede sentir como su pene palpita, lo que quiere decir que está a punto de correrse, el hombre eyacula y ella no deja escapar ni una sola gota.

Bastante satisfecha, Jade le dice que se corrió bastante, algo muy normal en él, en ese instante su amante la toma por el brazo y la lleva a su habitación. Ahí se encuentra Emma durmiendo, Jade se da cuenta que no han tenido sexo en mucho tiempo.

Y él le confirma este pensamiento al comentarle que llevan semanas sin hacerlo. Al escuchar esto, ella le promete tener todo el sexo posible en esa noche. Dicho esto, el hombre baja sus prendas y con sus dedos la masturba, logrando hacer que se corra.

Colocándola contra la pared, él la penetrará con todo lo que tenga, pero con mucho cuidado para no despertar a su esposa.

Categorias
Suscribir
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments