• La Dulzura de lo Prohibido

    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-01.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-02.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-03.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-04.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-05.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-06.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-07.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-08.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-09.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-10.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-11.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-12.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-13.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-14.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-15.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-16.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-17.jpg
    La-Dulzura-de-lo-Prohibido-18.jpg

     

    Kazuya vive solo con su madre luego de que esta se separara de su padre cuando era muy pequeño. Él la quiere mucho, puesto a que ha sido la única persona que lo cuidó, pero un día las cosas cambiarán.

    El chico logra ver a su madre masturbándose, ella trataba de disimular sus gemidos para no llamar su atención. Aunque para muchos esto podría parecerle desagradable, a Kazuya más bien lo excitó, poniendo su pene cada vez más duro.

    Las expresiones faciales que hacía su madre mientras se satisfacía es algo que no logró sacar de su mente. Volviendo al mundo real, su madre le pregunta qué le pasa, ya que se nota bastante distraído.

    Él simplemente le dice que no se trata de nada, pero la ataca con una pregunta sorpresa, y que quiere saber si gusta de alguien. Al escuchar a su hijo, ella intenta persuadirlo, pero no logra hacerlo, incluso, este le confiesa que logró verla masturbándose.

    Ella queda sin palabras, eso no lo es todo, puesto a que Kazuya se ofrece a satisfacerla si es necesario. Su madre le explica que ella lo hacía porque en algunas ocasiones tiene ganas de sentir placer al igual que él.

    Para no seguir con esta conversación tan incómoda, la mujer saca a su hijo de la casa para tener un momento a solas. En ese momento piensa en la proposición de Kazuya, aunque no está bien, ella siempre se masturba pensando en él.

    Su hijo cada vez se parece más al hombre que la convirtió en una mujer tan pervertida, y sin darse cuenta, Kazuya la sorprende de nuevo. Esta vez él se le acerca y ahora sabe que piensa en él todo el tiempo.

    Ahora que los dos piensan de la misma manera, se entregarán el uno al otro sin importar que sean madre e hijo.

    Categorias
    Etiquetas
    Suscribir
    Notificarme de
    guest
    1 Comentario
    Más Votado
    Más nuevo Más antiguo
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Oscar

    Muy padre comic, una pregunta este comic tiene continuación.