Tsugi no Kata Douzo

Tsugi-no-Kata-Douzo-01.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-02.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-03.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-04.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-05.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-06.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-07.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-08.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-09.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-10.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-11.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-12.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-13.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-14.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-15.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-16.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-17.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-18.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-19.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-20.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-21.jpg
Tsugi-no-Kata-Douzo-22.jpg

 

Un chico común y corriente, le tiene bastante miedo a la gente bestia, por lo cual, acudirá a una doctora de esta especie para tratarse. Al verlo, ella se sorprende de ver a un humano, ya que su clínica se especializa en la gente bestia.

Él, bastante nervioso, le explica su situación, que se trata de su miedo irracional a la gente bestia sin ninguna razón. La doctora escuchando su problema, le dice que normalmente el miedo se puede deber a que es algo que lo percibe como diferente.

Así que, sin más decir, ella se acerca al chico y comienza a tocarlo, es la primera vez que hace contacto con las patas de una persona bestia. Sin embargo, poco a poco la doctora va pasando la raya.

Ella comienza a lamer su cara, e incluso, toca su entrepierna con su rodilla, para que pueda superar su miedo necesita una experiencia intima. Y para eso, no hay nada mejor que tener sexo.

El chico toca los senos de la felina mientras esta le comenta que es la mejor manera de perder el miedo. Quitándose su ropa, deja caer sus grandes senos, y en su cola, puede notar algo muy duro, es su erección.

La gata se agacha y prueba su pene, es la primera vez que tiene contacto sexual con alguien de esta especie. Aunque sigue teniendo temor, su cuerpo está entregado al placer, y no deja de disfrutar.

Para seguir con el tratamiento ella ahora se sienta sobre él de forma que están haciendo un 69, ahora el chico tiene su vagina en su cara. Si quiere llegar al siguiente nivel, tendrá que probar su vagina usando su lengua.

Abriendo sus labios vaginales, comienza a hacerle sexo oral, esta es una sensación adictiva para él. Separándose de su paciente, ya están bastante lejos en el tratamiento, pero sólo falta un paso más, la penetración.

Categorias
Suscribir
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments