Kagirinaku Toumei ni Chikai

Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-01.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-02.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-03.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-04.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-05.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-06.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-07.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-08.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-09.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-10.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-11.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-12.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-13.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-14.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-15.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-16.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-17.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-18.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-19.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-20.jpg
Kagirinaku-Toumei-ni-Chikai-21.jpg

 

Nuestro protagonista se despierta en un lugar conocido para él, donde estará acompañado de B.B una chica que parece la encarnación de la sexualidad. Ella quiere darle unos buenos días así que se le lanza encima para ver su pene, y que este se sienta bien.

Con su boca ataca el pene del chico, a diferencia de su forma de hablar, el sexo oral que le da es muy lascivo. Para lograr hacer que se corra, llega a los puntos débiles de él y sin contenerse lo expulsa todo.

Sin embargo, antes de correrse se despierta, todo era un simple sueño, sin embargo, B.B le explica que eso no es verdad. Lo que pasa es que, ha estado viviendo el mismo ciclo una y otra vez.

De inmediato él quiere irse a Chaldea, es allí donde B.B le dice que puede irse con una condición, rechazarla una semana entera. Él debe de rechazarla con su mente, haciendo que su deseo por irse sea más fuerte que su deseo de satisfacción.

B.B quiere molestarlo un poco así que lo abraza, hundiendo sus senos en el pecho del chico, quien puede sentirlos completamente. Al parecer, él puede correrse siempre y cuando su corazón no vacile en ningún momento.

Ella nota que por el simple hecho de sentir sus senos lo excitó bastante, pareciéndole muy gracioso. Para comenzar con su tortura, utilizará sus grandes senos para hacerle un paizuri que parecen encantarle.

Mientras lo estimula con sus pechos, B.B se ríe de él, diciéndole que no es más que una simple escoria pervertida. El chico se corre y cubre sus senos con su gelatinoso semen, ella lo prueba, y por la cantidad que expulsó le parece asqueroso.

Esto no es todo lo que tiene B.B, puesto a que no puede quedar embarazada por ser una servant, usará su vagina para volverlo loco.

Categorias
Suscribir
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments