Martina Onee-chan no Seikatsu

Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-01.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-02.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-03.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-04.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-05.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-06.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-07.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-08.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-09.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-10.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-11.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-12.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-13.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-14.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-15.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-16.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-17.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-18.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-19.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-20.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-21.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-22.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-23.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-24.jpg
Martina-Onee-chan-no-Seikatsu-25.jpg

Martina y su dilema sexual.

Martina decidió acoger el rol de hermana mayor de Eleven y sacias sus deseos sexuales, todo para que no tocará a otras jóvenes del reino. La joven folla con Eleven todos los días hasta el cansancio. Carga tras carga de semen es eyaculada dentro de la vagina de Martina, todo sea para que Eleven no se folle a la reina, a la señora puff puff y a una señora casada. 

Eleven pone a sufrir a Martina, follándosela en cada lugar que puede. En unos baños saunas se la folla sin importarle que a Martina le cueste respirar y haga mucho calor. Es todo un puto cerdo. Hasta ahí en el baño se corría dentro de Martina.

Cada vez los lugares que escogía Eleven eran más y más raros. Hasta en una academia, se escabulleron y robaron uniformes para poder satisfacer lo que quería hacer Eleven. Aquí follaron como cerdos y Martina gritó como una puta desesperada por la verga del joven, pero tuvieron suerte y nadie los escuchó. 

La siguiente vez fue en la habitación de la propia Martina, dentro del Castillo de Heliodor. Como en los anteriores lugares, Eleven se corrió dentro de su hermana y nadie los descubrió. 

El siguiente lugar fue las Ruinas de Dundrasil, y así fueron de localización en localización follando y culiando. Eleven descargaba su semen espeso y sabroso dentro de Martina en cada lugar. 

Martina se excita de solo pensar cuál será el próximo lugar donde la llevará Eleven. Hasta quiere que la preñe. 

Categorias
Etiquetas
Suscribir
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments