Girls and GoblinSlayer

Girls-and-GoblinSlayer-01.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-02.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-03.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-04.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-05.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-06.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-07.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-08.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-09.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-10.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-11.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-12.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-13.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-14.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-15.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-16.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-17.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-18.jpg
Girls-and-GoblinSlayer-19.jpg

 

Las chicas están jugando un juego de mesa y la ganadora es la Elfa Arquera, sin embargo, no sabe qué pedir de premio. Interrumpiéndolas, llega el Goblin Slayer, diciéndoles que necesita de su ayuda.

Tal parece que tomó la medicina equivocada y esta le ocasionó una erección que no puede quitar por sí solo. Las chicas están muy sorprendidas con lo que ven, y es ahí cuando la Elfa Arquera decide que lo quiere a él como premio.

Luego de prepararles una habitación VIP, los dos van hacia allá, la elfa se desnuda y puede sentir las miradas de él. Ella le pide que se quite la ropa, y también el casco, de esta manera admira su gran pene.

Lamiendo su miembro se pregunta si será suficiente, pero al notar que no lo es intenta engullirlo, haciendo que el Goblin Slayer se venga. Ella le dice que apenas es el comienzo de la aventura, abriendo sus piernas para él al igual que su vagina.

Las embestidas del guerrero son muy satisfactorias para ella, quien le pide que llegue cada vez más profundo en su interior. Otra vez se corra, en esta ocasión en su vagina, pero su pene aún sigue duro.

Ahora que la elfa está cansada, tomarán su turno la recepcionista y la sacerdotisa, ambas se unen para darle sexo oral. Luego, primero irá la recepcionista, es la primera vez que tiene a su amado dentro de ella.

Su excitación es tanta que sus caderas no paran de moverse en algún momento, el Goblin Slayer no aguanta más y llena también su interior. Siguiendo el turno de la sacerdotisa, ella le pide un favor, y es tener sexo anal.

El gran tamaño de su pene parece algo doloroso para ella, aunque rápidamente se acostumbra a ello. Reconociéndola y complaciéndola ella se siente realizada, corriéndose mientras penetran su ano.

Parece ser que logró calmar su pene, pero todavía falta alguien, la granjera, quien se asegurará de provocarle otra erección.

Categorias
Etiquetas
Suscribir
Notificarme de
guest
1 Comentario
Más Votado
Más nuevo Más antiguo
Inline Feedbacks
View all comments
???

Wtf