• Wishes – Zummeng

    Wishes01.jpg
    Wishes02.jpg
    Wishes03.jpg
    Wishes04.jpg
    Wishes05.jpg
    Wishes06.jpg
    Wishes07.jpg
    Wishes08.jpg
    Wishes09.jpg
    Wishes10.jpg
    Wishes11.jpg
    Wishes12.jpg
    Wishes13.jpg
    Wishes14.jpg
    Wishes15.jpg
    Wishes16.jpg
    Wishes17.jpg
    Wishes18.jpg
    Wishes19.jpg
    Wishes20.jpg
    Wishes21.jpg
    Wishes22.jpg
    Wishes23.jpg
    Wishes24.jpg
    Wishes25.jpg
    Wishes26.jpg

    Wishes 27

    Wishes 28

    Wishes 29

    Wishes 30

    Wishes 31

    Wishes 32

    Wishes 33

    Nuestro protagonista se encuentra huyendo mientras lleva la lámpara de los deseos con él, aunque está siendo perseguido. Durante la persecución es herido gravemente, pero logra zafarse de aquellos que lo quieren capturar lanzándose de un acantilado.

    Estos lo dan por muerto así que dejan de buscarlo, sin embargo, él queda con vida, o al menos por un poco más de tiempo. Al llegar a la orilla, saca la lámpara y de ahí sale esta deidad que se reúsa a ayudarlo, pero antes de morir el ladrón la toma y sin más opción lo salva de sus heridas.

    Al agradecerle por salvarlo la deidad le dice que ya no le quedan deseos por todos los favores que le ha hecho. Así que sin más opción el chico arriesgó su vida para nada, pero antes de abandonar la lámpara le dice si quiere que la aloje en un lugar específico.

    Este pequeño gesto conmovió a la chica y esta accede a darle otro deseo, con la condición de que él primero le cumpla uno. Al preguntarle qué quiere ella le dice que su especie es muy solitaria, por lo que desearía sentir el calor nuevamente.

    Nuestro protagonista comienza a chupar sus senos con mucha delicadeza y a tocarla, para después lamer su vagina. Con su larga lengua comienza a probar todos sus orificios introduciéndola profundamente en ellos.

    Una vez hecho esto, él se encuentra preparado para penetrarla y embistiéndola contra un árbol termina eyaculando. Luego de esto la toma por los hombros para darle un apasionado beso que enciende aún más la conexión entre ambos.

    Ella decide tomar las riendas y colocándose encima de él lo cabalga, luego de un buen rato decide que lo mejor es disfrutar de su otro orificio. Así que, tomando su pene lo introduce en su ano, nuestro protagonista toma de nuevo el control y penetra fuertemente su trasero mientras ella se toca.

    Al final vemos como pudo cumplir el deseo de la chica, así que ahora viene el deseo de él. Para su sorpresa, él le pide como deseo que sea libre y salga de las ataduras de la lámpara.

    Valoración

    Puntuación media 5 / 5. Votos: 44

    Categorias
    Etiquetas
    Suscribir
    Notificarme de
    guest
    3 Comentarios
    Más Votado
    Más nuevo Más antiguo
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Antonio

    Me gusto quiero segunda parte

    Rauil

    Carajo que gran historia

    Propi

    Que hermosa historia uwu, valió la pena